Cuento 18

EL LENGUAJE DE CADA UNO

Una fervorosa budista se esforzaba por acrecentar su amor al prójimo. Pero siempre que iba al mercado, un comerciante le hacía proposiciones indecentes.
Cierta mañana lluviosa, cuando el hombre la importunó una vez más, ella perdió el control y le golpeó en la cara con el paraguas. Esa misma tarde fue a buscar a un monje para contarle lo ocurrido.
-Estoy avergonzada- dijo. –No conseguí controlar mi odio.
-Desde luego, no estuvo bien eso de que sintieras odio por él- respondió el monje. –La próxima vez que te diga algo, llena tu corazón de bondad… y vuelve a pegarle con el paraguas, pues él sólo entiende este lenguaje.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s