LA LLUVIA

 
 
La lluvia cae
salta,
corre,
brinca.
Tratando de alcanzar la tierra,
se abate
sobre un desfile de paraguas,
lleva prisa.
 
Conoce de la tierra sedienta,
del grano esterilizandose en la sequía,
del árbol mustio; porque tiene sed,
de la vertiente que apenas se sostiene
abre un fino hilo transparente.
 
Pero el hombre
ha inventado este casco de sedas,
para  no mojar su rostro
con el agua del cielo.
 
Y la lluvia se pierde
sobre un techo de telas,
sin alcanzar la tierra:
 
El grano no podrá germinar,
el árbol morirá de sed
y la vertiente se secará.
 
Pero aún así,
las gotas mueren cantando
sobre los infértiles paraguas.
 
Gotas.
 
Del tendedero cuelgan gotas,
son residuos de lluvia,
lagrimas del cielo
que se quedaron presas
y pendientes,en la cuerda de mi patio,
se convierten en perlas transparentes
al ser tocadas por la magia policrona
del arco iris.
 
No calmaran la sed
de la tierra sedienta,
no podran germinar el grano
que latente espera
el beso renovador del agua
para tornarse espiga y pan.
 
Pero estas perlas del cielo
cumpliran un mas bello propósito,
adornaran tu cuello de azucena.
 
El crisol de mi amor
las tornará cristal
y mi ardiente paciencia
uniendolas con un hilo de viento
las transformara en collar de cuentas
 
Para ofrecértelas como testimonio
de mi amor imposible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s