El ‘mobbing’ y sus síntomas

 

En el Estado Español, este tipo de acoso, de violencia, no es delito. Hay personajillos muy malvados en empresas, me refiero a determinados empleados o empleadas  que acosan a la persona que  no gusta o trabaja, que rinde sin necesidad de criticar a nadie y, tiene más valor humano que esos personajillos acomplejados. Debería de haber un registro de lugares donde ocurren esas cosas, sobre todo en hostelería, pues ese tipo de personajillos, los que acosan, suelen dar gato por liebre.  Las empresas deberían de ir dándose cuenta cuan peligrosas son ese tipo de personas. Este tipo de tortura psicológica hay que denunciar. Me gustaría seguir hablando del tema y conocer casos. Así yo podré contar el mío. Sobretodo para no ir a lugares de hostelería a consumir sabiendo que hay mierda así.

 

El mobbing o psicoterror laboral es un término cada vez más presente en nuestro entorno de trabajo y que define un tipo de acoso cuyo principal problema está en el hecho que sus víctimas no son conscientes de que lo padecen hasta que es demasiado tarde para encontrar una solución. Llevar a cabo un estudio de los síntomas y las consecuencias del mobbing nos puede conducir al descubrimiento de dichos padecimientos como propios, además de la búsqueda de una salida de la empresa antes de que sintamos demasiado minada nuestra autoestima o que, incluso, nos veamos apartados del entorno laboral por una baja permanente.
Pese a estar en boca de todos últimamente, el mobbing ya tiene una larga existencia, pero hasta hace pocos años no se comenzó a definir esta enfermedad laboral que ha causado estragos en numerosos trabajadores. Fue el psicólogo sueco Heinz Leymann quien acuñó el término durante los años 80 y lo definió como el empleo de una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y prolongada en el tiempo (con un mínimo de seis meses) sobre otra persona en el lugar de trabajo.
Leymann acompañó esta definición con la descripción de un total de 45 comportamientos hostigadores que, generalmente, aparecen en forma de acciones contra la reputación o la dignidad, contra el ejercicio del trabajo, con la manipulación de la comunicación o la información y con acciones de gran injusticia.

 [ Ver sus síntomas ]

Existen una serie de factores que son comunes en los casos de mobbing, y a partir de los cuales podemos descubrir si estamos siendo acosados psicológicamente en nuestro puesto de trabajo. Estos factores comunes, ejecutados de forma oculta y subrepticia, consiguen aislar o incomunicar a la víctima respecto a sus compañeros, hacerle sentirse invisible y criticar sistemáticamente su trabajo de forma malintencionada.
La víctima del mobbing puede ser atacada a través de medidas organizacionales: puede ver restringidas sus posibilidades de hablar, se le cambia de ubicación y se le separa de sus compañeros, a éstos se les prohíbe hablar con la víctima, se juzga su desempeño de manera ofensiva, se cuestionan sus decisiones, no se le asignan tareas o incluso las que se le asignan no tienen sentido, están muy por debajo de sus capacidades y son degradantes. Cabe la posibilidad que la víctima se vea sometida a ataques a su vida privada por medio de críticas permanentes, terror telefónico, que se le haga parecer estúpido, que se de a entender que tiene problemas psicológicos o bien mofarse de sus capacidades y de su vida personal. La violencia física (amenazas o uso de violencia menor), los ataques a las actitudes y creencias de la víctima, las agresiones verbales (gritos, insultos, amenazas) y los rumores terminan de completar el cuadro de acoso al que se ven sometidas las víctimas del mobbing en su puesto de trabajo.

[ Encontrar soluciones ]

Tomar conciencia del daño al que estamos siendo sometidos es el primer paso para solucionar todo un calvario que no tiene porqué continuar. Éste es un paso importante ya que el acosador laboral basa gran parte de su fuerza en el desconocimiento por parte del acosado hasta que ya es demasiado tarde y éste tiene pocas posibilidades de defenderse.
Una vez que somos conscientes del acoso al que nos someten, tenemos que reunir pruebas (documentos, testigos o certificados médicos) porque el mobbing parte de pequeños actos que, aunque individualmente no signifiquen nada, unidos generan un importante ataque. Con pruebas en nuestro poder, el siguiente paso será denunciar la situación ante el médico de la empresa, un inspector de trabajo y la Seguridad Social, intentando que se reconozca el acoso como un accidente de trabajo. A continuación, denunciaremos los hechos ante las organizaciones sindicales y ante el comité de empresa. Para todo ello, es muy importante buscar el apoyo de otras personas que hayan pasado por este mismo trance, de este modo no nos sentiremos solos en esta parte del proceso.

[ Qué dice la legislación ]

El mobbing es un problema que ya ha sido detectado en otros países europeos. En Suecia, Italia y Alemania, este tipo de acoso laboral es considerado delito y algunas empresas han redactado normas para acabar con los ataques. En el caso de España, su Estatuto de Trabajadores no condena expresamente el acoso laboral, pese a que el sexual sí que se prohíbe. No obstante, el grupo parlamentario socialista ha solicitado que el mobbing sea declarado enfermedad laboral.
En nuestro país, y según el Informe Cisneros II sobre violencia en el entorno laboral, realizado por el profesor Iñaki Piñuel de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), uno de cada tres trabajadores en activo reconoce que sufre o que ha padecido en alguna ocasión maltratos psicológicos durante su vida laboral. El estudio saca sus conclusiones de una encuesta realizada a 2.500 trabajadores en activo de todos los sectores en la Comunidad de Madrid, Alcalá de Henares y Guadalajara. Ante la pregunta de si han sido víctimas de maltratos verbales o modales a lo largo de su vida laboral, un 33,7% reconoce haberlos padecido.
Un 70% de los consultados aseguró que los maltratos se producen desde hace un mínimo de dos años. La principal conclusión del estudio es que el mobbing es un problema emergente y que el 45% de los trabajadores asegura haber sido testigo de casos de maltratos. Conscientes de los problemas que el mobbing puede generar en su economía, los gobiernos de muchos países intentan encontrar soluciones de control hacia quienes practican este tipo de acoso.
Entre los problemas a los que se enfrentan los países, a corto y medio plazo, figura la erosión de la actividad de las empresas, que queda patente en la reducción de la calidad del producto final, la disminución de los clientes y el aumento del gasto dedicado a bajas laborales, jubilaciones, incapacidades y recursos sanitarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El ‘mobbing’ y sus síntomas

  1. Rosana dijo:

    A mí personalmente no me ha ocurrido, pero sí a una amiga mía, que se vió en tal situación que padeció depresión y aún hoy, casi dos años después, su autoestima está por los suelos…en su caso al menos lo denunció y salió ganando, pero a qué precio, joder. Muxu bat.

  2. Cris dijo:

    Lamentablemente cada vez es mas comun esta patologia en el ambito laboral, vale la pena difundirlo y ademas que los legisladores tomen cartas en el asunto y generen leyes para proteger a los empleados, te dejo un beso, Cris

  3. MAFALDA dijo:

    YO POR DESGRACIA ESTOY O ESTUVE EN EL CLUB TAMBIEN,SIEMPRE FUI UNA MUJER FUERTE   Y VALIENTE PARA TODO TIPO DE TRABAJO
    ,EL ULTIMO QUE TUVE , LO PASE TAN MAL QUE LLEVO UN AÑO SIN TRABAJAR ,SICOLOGICAMENTE ESTOY MAL PERDI TODA MI CONFIANSA EN MI MISMA, Y ESTOY CON TRATAMIENTO PORQUE SUFRO DE ANSIEDAD,ESO TAL VES ME PASA POR NO SAVER SER MALA ,MALA

  4. Olatz dijo:

    A esa mala gente que contamina el ambiente laboral hay que denunciar. Los sindicatos deberían de trabajar más en esos temas.

  5. Rafa dijo:

    Aupa LIBER y AMELI. En mi caso LIBER, son un par de "eminencillas" , puede que tres, pues al final todo parece una paranoia. Saben mentir y manipularlo todo muy bien. Lo malo es tambíen que los jefes no les paran los pies, hacen lo que quieren y sólo creen esos personajes y, no entiendo para qué tienen cámara. Ya se ha ido gente del lugar donde trabajo por ellas, sobre todo de cocina. Yo empezaba a notarme mal y, como bien me dijeron en el sindicato debería de haber denunciado, ya que había clientes que oían como un elemento de esos hablaba mal y de manera irrespetuosa de sus compañeros y compañeras de trabajo. También alguna camarera que se fue. Es una historia que me gustaría ir contando. Los sindicatos se deberían de mojar más en este tema, pues en hostelería, suele haber cada sitio y cada empleado de esos que se les llama de la "vieja escuela", que pueden llegar a poner en peligro a todo el personal. Tuvimos hace tres años a uno de esos que casi envenena a toda la gente que estaba en el hotel. No se le ocurrió otra gracia que echar ZOTAL en una fosa, que está debajo del hotel y es donde van todos los residuos. Eran las fiestas de Irun, se contaminaron todos los alimentos y hubo intoxicaciones, incluido todo el personal de la empresa pirotécnica que vino desde Valencia. Clientes que viven en Francia estuvieron varios días en el hospital con salmonelosis, las trepillas anteriores, empezaron a echar la culpa a una CURRANTA de cocina que al final se piró del hotel. El año pasado apareció un señor mayor, de Burdeos, estaba yo en el turno de noche y me comentó que el año anterior estuvo con su hermano; al volver a casa se empezó a encontrar mal y lo hospitalizaron, no duró ni 2 días y, las fechas coinciden. Ese personajillo del ZOTAL solía robar al cliente bastante. Les exigía propinas y les daba sablazos pero, los jefes ni caso. Lo malo es que se fue y, yo me quedé y, como soy el único chico, pues una de las víboras se empleó conmigo y empecé a recibir insultos de clientes que eran y son invitados por esos alcohólicos y cerdos en celo, al principio aguantaba pero ya no podía más y, así durante dos años y, noto el daño que me he dejado hacer. Y es muy fuerte que un personaje de esos insulte, humille, intente menter mano a una camarera y se le deje entrar.  HAY A GENTE QUE NO SE LES DEBERÍA DEJAR TENER NEGOCIOS, terminan trantando a los empleados como mayordomos.  Pero bueno, quiero canalizarlo todo bien, recuperar apuntes y contarlo todo.  Y estar dando la tabarra a los sindicatos para que se muevan. A ESTA MIERDA DE GENTE HAY QUE DARLES UNA LECCIÓN. HACEN DAÑO.

  6. libertad dijo:

    Hola!!! bueno yo tambien pertenezco al gremio hostelero y si que hay cada pieza de cuidado!!! en donde yo trabajo sin ir mas lejos
    hay un matrimonio que son lo peor! y para mas inri, él es el jefe del bar, asique lo tenemos dificil porque ella tiene tela!!! bufff,
    pero parece que poco a poco nos estan haciendo caso y el ambiente esta cambiando (ojala siga…), y que cambien tambien las leyes o lo que tenga que cambiar! ya que tenemos que ir a trabajar por lo menos hacerlo agusto!!!….
    Un besito!!!!

  7. ameli dijo:

    Me apunto a la lista  de "mobbingizados"
    Me costó un año de tratamiento con antidepresivos, seis meses de baja y la minuta de mi abogado, pero independientemente del costo económico lo mas duro fue recuperar mi autoestima…..ahora no dejo que me la devalue ni dios!!
    Hay que denunciar, en mi caso la denuncia partió, por asi decirlo de la inspección médica pues la propia empresa se dedicó a pedir que me llamaran de la inspección a traves de la mútua y les salió el tiro por la culata porque la inpeccion medica les envió una inpección de trabajo…No siempre tienen la sartén por el mango…
     
    De todos modos, y sobre todo en hosteleria los sindicatos deberian de meter mas el hocico…no sirve de nada la ley de prevención de riesgos laborales si no se toman medidas..

  8. Rafa dijo:

    Hola Oli. Pues yo lo he estado sufriendo también. he estado aguantando mucho y, al final, me he tenido que pirar. Lo que me parece muy triste es que  los sindicatos no estén al tanto. Debería de haberlo denunciado. Este tipo de casos hay que denunciarlos. Terminas haciéndote mucho daño. Sobre todo a la cabeza.

  9. Oli dijo:

    Hola Rafa.Yo también trabajo en hostelería y he sido víctima del Mobbing. Es una mierda pero siempre va a existir tanto como personas imbéciles en el mundo.Un abrazo. 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s