Polvo de estrellas

 El polvo de las estrellas se convirtió un día en germen de vida y de él surgimos nosotros en algún momento. Y así vivimos, creando y recreando nuestro ámbito sin descanso. Trabajando pervivimos y a esa dura cadena estamos todos atados. El hombre tiene necesidad de dominar un medio hostil, vive esa lucha y de ella extrae su verdad. Busca afanosamente la sabiduría y la luz, y en esa búsqueda no conoce el descanso, se orienta por sendas oscuras y va inventando nuevas leyes, jugándose en ello la vida. El trabajo humano es conocimiento: conocer y transformar; hermanarse con la naturaleza y llegar a desvelarla… Crear de la negación lo positivo y tomando la contradicción por ley continuar avanzando. El desposeído sabe bien cuán hermoso es poseer, pues el hombre trata afanosamente de satisfacer sus necesidades. También nosotros estamos en ello, y desde la tierra debemos tratar de ver claro, eliminando absurdos, desbrozando el camino para avanzar hacia el objetivo. Del mismo tronco del que nacimos nosotros, nacerán otras ramas jóvenes que continuarán. Que se constituirán en dueños conscientes de su futuro por la fuerza y la evidencia de los hechos convertirán en fecunda y racional realidad lo que en nosotros es sueño y deseo…..
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s